Relaciones positivas

Relaciones positivas

El construir relaciones positivas depende en gran parte de la forma en que respondes a los logros del otro. Identifica cual es tu estilo de respuesta.

Este mes celebramos el amor y la amistad ¿Por qué son importantes estos sentimientos, más allá de lo que nos muestran las películas románticas y la mercadotecnia? Son vitales, porque representan la base de las relaciones interpersonales significativas, aquellas que inciden directamente en nuestro bienestar.

 Toma un tiempo para pensar en la calidad de la relación que llevas con tu pareja, familia o amigos ¿te gustaría mejorarla? Los puntos que vamos a compartir ayudan tanto a personas que quieren elevar una buena relación a niveles todavía mejores, así como parejas que están atravesando dificultades o están atoradas en un círculo vicioso del que no pueden salir.

El trabajo de la doctora Shelly Gable muestra que la forma en la que respondemos ante las experiencias positivas que comparte nuestro ser querido (pareja, amigo, familiar) es de suma importancia para comenzar a construir un círculo virtuoso.  Increíble, pero a veces nuestra respuesta ante eventos positivos es incluso más importante que nuestra respuesta ante eventos negativos.  Aunque a veces no lo notemos, en la vida hay más elementos positivos que negativos y si los valoramos y alimentamos, podemos hacer que suban de valor.  Como dice Tal Ben-Shahar “Si aprecias lo bueno, lo bueno se aprecia”.

“Cuando respondemos de una forma constructiva y activa (en lugar de destructiva y activa), el amor y la amistad crecen” (Seligman, Flourish. Pp. 173).

Existen cuatro formas de responder ante un evento positivo:

Activo Constructivo- Se muestra un interés genuino, donde el apoyo y el entusiasmo están presentes.

Pasivo Constructivo- Se muestra interés y apoyo, pero no entusiasmo.

Pasivo Destructivo- Se ignora el evento o la experiencia compartida.

Activo Destructivo- Cuando la persona busca los errores y las fallas dentro de la buena noticia compartida.

Por ejemplo: Mi esposo me comenta que después de varios meses logro cerrar un negocio.
Respuesta Activa Constructiva: “¡Felicidades, que gusto!, ¿y cuál es ese negocio?, ¿cómo lo lograste?, ¡cuéntame más!”

Pasiva Constructiva: “Qué bien”.

Pasiva Destructiva: “Sabes, me hablaron de la escuela de los niños a preguntarme si quiero ser voluntaria para el día del padre”.

Activa Destructiva: “Y ahora seguro vas a llegar más tarde a la casa.  De por sí, no tienes tiempo para nada y ahora con esto vas a estar más ausente que antes…”

La comunicación asertiva y la intención en nuestras palabras abre o cierra la puerta a una comunicación efectiva y amorosa. Nuestro lenguaje, nuestra postura, nuestro tono de voz mandan un mensaje constante a las personas que nos rodean.  Hacer consciente este lenguaje nos puede ayudar a responsabilizarnos de nuestro comportamiento y a retomar nuestro poder personal para construir dentro de nuestra relación lo que nosotros anhelamos.

Finalmente, no podemos controlar la respuesta del otro, pero al controlar nuestra forma de interactuar podemos modelar una forma de comunicación que fomente un espacio constructivo de apoyo y empatía para construir una relación que celebre las fortalezas, las buenas noticias y la pura presencia del otro.

Certificado en Psicología Positiva – Latinoamérica, Un programa de educación mixto con módulos tanto en línea como presenciales de un año de duración creado por Tal Ben-Shahar, profesor del curso más famoso de la historia de Harvard.  Por primera vez en Latinoamérica y 100% en español.  Comienza enero, 2017.  Más información

Tus comentarios

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados *