Como el girasol que busca la luz

Como el girasol que busca la luz

La psicología positiva complementa a la psicología tradicional como una nueva rama de conocimiento que estudia al hombre desde una perspectiva enfocada en las potencialidades del ser humano.  

La psicología positiva es una rama de la psicología que surgió a finales de la década de los noventa gracias a los trabajos del psicólogo Martin Seligman, fundador de esta disciplina y entonces director de la American Psychological Association.  Después de muchos años de trabajo e investigación en las áreas de desamparo aprendido, Seligman resaltó la importancia de entender la salud emocional y el bienestar integral como algo más que la ausencia de enfermedad.

En un principio, la psicología se centró especialmente en la psicopatología, en el dolor y sus causas.  Esto es, en el estudio de las personas que se encontraban atravesando momentos de sufrimiento, así como los posibles tratamientos que pudieran brindarles alivio.  Sin embargo, al enfocarse en lo que no funciona del ser humano, la psicología se olvidó de estudiar a un gran porcentaje de la población. Dejó de lado el estudio de aquellas personas que se sienten plenas, felices y realizadas, así como todas esas cualidades que hacen que una persona se sienta bien y que contribuyen a una vida plena.

La psicología positiva se centra en el estudio de los elementos que hacen que la vida valga la pena y en cómo desarrollarlos, con el fin de aumentar los niveles de felicidad y bienestar.

Desde que Seligman alumbró un nuevo horizonte, han sido muchos los estudios que se han llevado a cabo en las mejores universidades del mundo en diversas áreas del conocimiento relacionadas con temas tales como la felicidad, el sentido de vida, las emociones positivas, la resiliencia, las fortalezas de carácter, la mentalidad de crecimiento, la esperanza, las virtudes, los valores, las relaciones positivas, etc.

La psicología positiva complementa a la psicología tradicional como una nueva rama de conocimiento que estudia al hombre desde una perspectiva enfocada en las potencialidades del ser humano.

Actualmente, los conocimientos de la psicología positiva se han aplicado tanto en el ámbito de desarrollo personal como en el institucional.  Sus aplicaciones han provisto de herramientas prácticas a organizaciones, aumentando los niveles de productividad, involucramiento, satisfacción laboral, sentido en el trabajo, mejorando las relaciones interpersonales y aumentando los niveles de creatividad y compromiso.  Asimismo, la aplicación de las herramientas basadas en Psicología Positiva ha propiciado una reducción en ausentismo laboral, niveles de estrés, apatía y “burn-out”.

Hoy en día, la aplicación de estas herramientas en instituciones educativas y políticas públicas es una fuente de esperanza para nuestro mundo.  Cada vez son más las instituciones y los gobiernos que están incorporando los hallazgos científicos de esta nueva disciplina para apuntar hacia una vida más plena y responsable tanto a nivel individual como grupal.

Tus comentarios

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados *