3 herramientas de mindfulness para las vacaciones

3 herramientas de mindfulness para las vacaciones.

Aprovecha estas vacaciones para convivir plenamente contigo mismo y con tu familia

Todos sabemos que las vacaciones, además de ser un momento de diversión y tranquilidad, pueden ser de mucho estrés; tanto por factores relacionados con las vacaciones (gastos, transportes, planeación, etc.) como por la dificultad de olvidarnos de los pendientes y las preocupaciones que tenemos en la oficina y en la casa.
Para comenzar te sugerimos que elijas dos periodos de tiempo para revisar tus correos electrónicos y Facebook durante el día en lugar de checarlos intermitentemente durante el día. Una de las dificultades más grandes de hoy en día es la posibilidad de desconectarnos. Está comprobado que el celular nos aleja de nuestro presente y nos impide conectarnos con las personas que tenemos cerca. No se trata de no checar los mensajes, pero si designas espacios de tiempo especiales para hacerlo, puedes aprovechar con libertad el tiempo restante para disfrutar tu presente.
Aquí te compartimos 3 herramientas de mindfulness (“atención plena”) para disfrutar al máximo de ti mismo y de tu familia en el periodo vacacional:

1.- Disfruta de los pequeños detalles: Planea conscientemente algunos momentos especiales que te dan ganas de vivir durante tus vacaciones y asegúrate de disfrutar de los pequeños detalles al hacerlo. Recuerda, la planeación es maravillosa pues nos acerca al cumplimiento de nuestros sueños, pero la perfección no existe. Si algo no sale exacto como quieres, deja ir la demanda de la perfección y concentrarte en los elementos positivos que te rodean. A veces los detalles más simples pueden ser una fuente importante de bienestar.

2- Disfruta de la naturaleza: Recuerda que la naturaleza es un gran aliado que contribuye a sentirnos conectados y alegres. Así que, durante tu día, mira a tu alrededor y elije algo que llame tu atención y trata de guardarlo en tu memoria como si fuera una fotografía. Disfruta del aire, la temperatura, la vista, el olor de los árboles, el sonido de un pájaro, cualquier elemento que te conecte con aquello que es más grande que uno mismo.

3.- Gratitud: Agradece cada noche algo de lo vivido durante el día. La gratitud abre la puerta al aprecio y concentra tu atención en lo bueno del día.
Si en algún momento notas que tu mente divaga en pensamientos angustiantes o se presentan situaciones que te ponen nervioso; cierra los ojos y respira un minuto o dos profundamente; inhala durante 5 segundos por la nariz, intentando que el aire llegue hasta inflar tu diafragma (por debajo de los pulmones), y luego exhalar por la boca por otros 5 segundos. Presta toda la atención a tu cuerpo (pecho, pulmones, etc.) y podrás empezar a notar mejor concentración y reducción del estrés.

Todas estas herramientas las puedes realizar solo o con tu familia, pueden compartir momentos juntos mientras se relajan y aprecian lo vivido.
¡Felices Vacaciones!

Arlen Solodkin
Directora

Tus comentarios

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados *